sábado, 19 de diciembre de 2009

El sueño del Agua. Nandini. India


Derecho al agua, derecho a la vida
El agua es el principio de todas las cosas sobre el planeta Tierra. Todo necesita agua pero, ante todo, la vida no podría existir sin ella. La cualidad del agua como origen y soporte de la vida en el planeta Tierra es lo que la hace tan especial.
A través de su ciclo infinito el agua da vida una y otra vez, convirtiéndose así en la esencia que nos relaciona y une en el tiempo.
Como germen de vida, el agua no puede ser tratada como una mercancía, considerada un producto de mercado como cualquier otro.
No valorar el agua equivale, al fin y al cabo, a no considerar hasta qué punto otros seres vivos, incluso nuestros iguales, pueden necesitarla par sobrevivir…
La toma de conciencia sobre esta situación y la actuación en consecuencia hará que entre todos consigamos redirigir el rumbo hacia un mundo más sostenible.


Una declaración incompleta:
La Declaración Universal de los Derechos Humanos considera, entre otros, que:
- Todo individuo tiene derecho a la vida.
- Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar necesarios.
- Toda persona tiene derecho a la educación.
A estas alturas nadie duda  que estos derechos no se pueden ejercer si no se dispone de acceso a agua limpia. Imagina cómo se verían afectados si no se dispone de suficiente agua para satisfacer necesidades tan básicas como beber o lavarse.
¿No resulta contradictorio que la Declaración Universal de los Derechos Humanos enumere estos derechos y no el derecho al agua?

Share/Bookmark votar

No hay comentarios: