jueves, 10 de diciembre de 2009

Fuente de conflictos. Anat e Isam. Israel y Palestina

El conflicto judeo-palestino tiene multitud de causas, una de ellas es el agua

La guerra de los seis días comenzó cuando Siria quiso desviar el río Hasbaya, afluente del Jordán. En marzo del 2002, el Líbano comenzó a modificar el cauce del río Hasbaní, también afluente del Jordán, teniendo que paralizarlo ante la amenaza de una intervención israelí.
Israel, en 1967, al ocupar Cisjordania, Gaza y los Altos del Golán se apropió de los recursos hídricos de la región incluida la cabecera del Jordán. Siempre ha prometido devolver los Altos del Golán a Siria, pero nunca lo hace, porque quien domina este lugar, controla el agua de la región.
Hace cincuenta años, el caudal del Jordán era de 1.250 millones de m3. Ahora escasamente llega a los 200 millones de m3. Además de este descenso de sus aguas, tiene otro problema, sus aguas están muy deterioradas pues contienen niveles de minerales superiores a los que consideramos normales en Europa y Estados Unidos. El valle del Jordán es pues una cuenca de drenaje internacional, figura definida de forma natural, no pudiendo usarse de forma exclusiva como lo hace Israel, sino que debe ser un acuerdo internacional entre los países de su cuenca.
El descenso del caudal del Jordán ha causado un grave deterioro en el mar Muerto. Este se encuentra a 300 m. bajo el nivel del mar Mediterráneo, desde 1900 se ha hundido diez metros más, haciéndolo cada vez con mayor rapidez. 
El  agua ha sido un factor fundamental en Israel desde su fundación hasta nuestros días. El propio recorrido del llamado “muro de la vergüenza” en la franja de Gaza, está situado en base a la localización del agua.
El conflicto judeo-palestino tiene más de cincuenta años de duración y el agua es uno de sus puntos de discordia. Es un bien necesario para ambos pueblos llegar a un acuerdo justo y equitativo teniendo en cuenta los impactos medioambientales. 


Texto extraído de: el inconformista digital. Autor: Edmundo Fayanás Escuer


Share/Bookmark votar

2 comentarios:

María dijo...

Muy interesante.

Garavito dijo...

Así es María,
El Agua: fuente de la Vida, fuente de conflictos, fuente de amistad y fuente de disputa, fuente de todas las religiones y santo fluido que lava y libera a los cuerpos de la inmundicia y de todos los pecados.

El agua como excusa y herramienta sirve para todo, Colón la usó como puente, en Canarias la usamos como zanja. Las lecheras aguaban la leche, pero antes que ellas alguien aguó el vino de una boda sin que nadie se quejara y encima lo llamaron milagro.

H2O: Con tan simple fórmula se puede hasta disolver... manifestaciones.