viernes, 18 de diciembre de 2009

Lavar el agua: Crepín. Benin

Somos más humanos sobre el planeta Tierra, utilizamos cada vez más agua por nuestro estilo de vida y, además, estamos contaminando muchos ríos, lagos, mares y acuíferos con nuestros vertidos.

El ciclo del agua asegura un proceso infinito por elque el agua del Planeta se evapora, se limpia y vuelve a la Tierra; de ahí que se diga que el agua es un recurso “renovable”. Si embargo, nuestros comportamientos hacen que parte de esta agua quede en un estado tal que no tiene forma de recuperarse. Así, aunque la cantidad de agua sobre el Planeta siga siendo la misma, mucha de ella no podrá volver a utilizarsse para las mismas funciones nunca más.
Aunque la industria no es, a escala mundial, el sector que más agua consume, su modo de producción influye enormemente sobre la calidad del agua. Cada vez más industrias, ante la presión que ejerce sobre ellas la opinión pública, están aplicando métodos de “Producción limpia”. Así, muchas se comprometen a que los desechos generados por el proceso productivo no vuelvan a la naturaleza sin tratar y contamienen el medio ambiente.
La producción agrícola intensiva es también una gran generadora de contaminación. Lo que se conoce como “La revolución verde” permitió incrementar enormemente la productividad agrícola, pero se hizo potenciado el uso de fertilizantes para la mejora del rendimiento de los cultivos y de pesticidas químicos para el control de platgas. Hoy, la reducción del uso de estos productos y la búsqueda de formas alternativas para el control de parásitos y enfermedades son algunas de las opciones que se plantean para evitar los impactos ambientales que se generan.
También, la concentración humana que suponen las ciudades lleva consigo problemas de contaminación del agua. En muchos países, aún se vierten las aguas residuales sin depurar directamente a los río o los mare. Aunque esto nos parezca lejano, te sorprenderá saber que en muchos lugares de Europa todavía no se depuran los vertidos.

Un ejemplo de imaginación
Una empresa de fabricación de productos lácteos de El Salvador utilizaba 10 litros de leche y alrededor de 80 litros de agua para producir un kilogramo de queso. Tras el proceso productivo, se generaban unos 9 litros de suero que se vertían directamente a un río cercano. El suero alteraba la composición del agua, afectando así a los seres vivos que habitaban el río. Alguien se puso a fabricar una bebida refrescante producida mezclando del suero con fruta; el suero dejó de ser un desecho para convertirse en materia prima de otro producto.
Texto: Expo Zaragoza 2008


Los vídeos fueron producidos por Bausan Films para Unesco (WWAP) y Expo Zaragoza 2008.
Share/Bookmark

No hay comentarios: