domingo, 24 de enero de 2010

Recuperemos el "BUEN JUICIO"



Yo me acuso, como militante del PSOE; de no haber puesto demasiado interés en la buena marcha del Partido, al no haber participado junto a mis compañeras/os en la dinamización del mismo, permitiendo con ello que fueran unos pocos los encargados de todo.

Yo me acuso, como militante del PSOE; de no haber asistido a pleno alguno para ver más de cerca cómo se desarrollan los acontecimientos políticos en mi municipio, ignorando cuál es el papel que desempeñan las y los compañeros concejales del Grupo Socialista en defensa de mis intereses.

Yo me acuso, como militante del PSOE; de haber contaminado el ambiente con mis comentarios negativos hacia otros compañeros en mis coloquios con personas propias y ajenas al Partido o en los medios de comunicación, alimentando así la división, los enfrentamientos personales y la desconfianza de los votantes.

Yo me acuso, como militante del PSOE; de no haber cumplido con mi obligación de atender a las convocatorias de asamblea, dejando que fueran otros los que decidieran por mí, permitiendo de esta manera, que determinados individuos “jueguen” a desestabilizar la organización en contra de mis deseos.

Yo me acuso, como militante del PSOE; de preocuparme exclusivamente por mí mismo, ignorando la gratitud que les debo a las compañeras y compañeros que se jugaron y se juegan su puesto de trabajo por defender sus ideas que son las mías.

Yo me acuso, como militante del PSOE; de no haber sido lo suficientemente agradecido con el trabajo que desarrolla diariamente el grupo socialista en el ayuntamiento, no aportando iniciativas ni ideas para que sean defendidas en los plenos, y así ayudarles en su trabajo.

Yo me acuso, como militante del PSOE; de haber permitido con mi indolencia, que gobierne la derecha; así como facilitar con mi inactividad política, la futura reedición de un pacto político entre partidos y líderes que son totalmente opuestos a mis ideas.

Siete acusaciones contra las que la Historia, tu historia y la mía, dictará sentencia. Una de las verdades absolutas es que no nos podemos esconder de nosotros mismos. Quien esté limpia/o de conciencia, o carezca de ella, no se verá en absoluto retratada/o en alguna de estas siete acusaciones, una por cada isla, una por cada día de la semana y, en el caso del PSOE de Granadilla de Abona, una por cada desafecta/o de la ejecutiva para con su único líder.

Espero que aún podamos recuperar el “BUEN JUICIO”.

No hay comentarios: