miércoles, 14 de julio de 2010

El peligro de una glorieta desatendida

Una pequeña rotonda que fue habilitada provisionalmente durante la construcción del enlace de San Isidro, se ha convertido en un obstáculo para el tráfico rodado en la zona

El  pasado domingo 11 de julio, se produjo un accidente de circulación en la pequeña rotonda provisional, que se instaló en la confluencia de las carreteras que van hacia la cueva del Hermano Pedro y El Médano, para habilitar uno de los desvíos mientras se construía el enlace principal de San Isidro sobre la TF1.


Meses después de terminada la tan esperada rotonda sobre la autopista, la pequeña glorieta provisional que nos ocupa, parece que ya no es tan provisional, que al igual que el firme que la circunda cada día está en peores condiciones.


Ya son muchos los que comentan de la inconveniencia de ese “obstáculo”, que, por estar mal señalizado y con un pavimento en tan mal estado, se convierte en una trampa para los conductores y sus vehículos. Todos reconocen la utilidad que podría tener la misma para la buena circulación rodada, pero en estas condiciones, es casi peor el remedio que la enfermedad, comentan algunos clientes en la gasolinera próxima.


Ésta era la noticia que aparecía en algunos medio el 2 de octubre de 2008:
Además, los representantes municipales e insulares se desplazaron también al cruce de San Isidro, en dirección a El Médano y la cueva del Hermano Pedro, ya que allí será donde se ha proyectado una segunda rotonda que alivie y descongestione el fuerte tráfico que continuamente se alcanza en este punto, por ser lugar de conexión entre la costa, la autopista, San Isidro y las medianías.

Como se puede ver, las autoridades competentes reconocen que el intenso tráfico que soporta la zona hace imprescindible esta infraestructura, pero a pesar de haber pasado casi dos años de estas declaraciones, la situación no ha mejorado, muy al contrario, ha empeorado ostensiblemente. En las imágenes vemos las consecuencias que pueden derivarse de esta anómala situación.


No hay comentarios: