sábado, 14 de agosto de 2010

Alerta naranja por altas temperaturas en el tripartito de Granadilla

Las aguas bajan turbias y malolientes por los tres cauces que nutren de líquido vital al pacto político merced al cual, tres partidos enfrentados ideológicamente han intentado gobernar en Granadilla de Abona desde hace más de tres años.

El pasado viernes 13 de agosto marcará un hito en el devenir del pacto tripartito. Por un lado, unos cincuenta vecinos nos hemos atrevido a toserle al gobierno municipal en sus narices, hecho que ha motivado que Don Esteban González llamara a la Guardia Civil, para después correr a esconderse en las dependencias del ayuntamiento; que Don Antonio Cabrera hiciera como que pasaba por allí para, como quien no quiere la cosa, ir a esconderse también en su despacho y, que Doña Carmen Nieves convocara una oportuna rueda de prensa en el otro extremo del municipio (seguramente para facilitar las cosas a los medios informativos).


También el pasado viernes marcará un antes y un después en las relaciones internas del grupo gobernante, a consecuencia de las declaraciones con las que se descolgó Don Esteban en un medio impreso local, descalificando a sus socios de gobierno, Coalición Canaria y Alternativa, por haberlo dejado solo durante la crisis del agua.

Parece que los nervios ante la proximidad de la campaña electoral empiezan a aflorar, y no parece ser el concejal de Hacienda el más propenso a mantener el necesario equilibrio emocional. No seré yo quien ponga en duda la futura capacidad del líder del PP de Granadilla para templar su talante, pero hoy por hoy y parece que para muchos años, la talla política del actual portavoz de la oposición, Don Francisco Jaime González Cejas, es inaccesible para un político como Don Esteban, que por más que quiere, no puede. El anterior alcalde de Granadilla de Abona dejó tan alto el listón, que todos intentan pasar por debajo, tratando de erosionar su figura y la del PSOE con falsas denuncias e inacabables comparaciones del presente con el pasado.

Durante el mandato de Jaime, fui testigo de varias protestas y manifestaciones “ilegales” ante las puertas del ayuntamiento; no recuerdo ver a la Guardia Civil, pero sí que recuerdo perfectamente que en todas las ocasiones que el alcalde socialista estaba en su despacho, bajaba a dialogar con los manifestantes, también recuerdo ver a la actual alcaldesa en casi todas ellas. Recuerdo una manifestación por el cierre del Bar Paco, también fue cerrado por este gobierno tripartito y no hubo manifestación. Recuerdo otra protesta por asunto de una familia en unas viviendas sociales, dicha familia no ha cambiado de residencia a fecha de hoy. Y creo que la última fue por el temor de los vecinos hacia una persona de color negro, ese señor siguió viviendo durante un tiempo en Granadilla después de cambiar el gobierno.

Pues bien, en todas estas manifestaciones se vio la mano y en dos de ellas la cara de la candidata a la alcaldía. Que Don Esteban estuviera trabajando no quiere decir que no le hubiera encantado asistir u organizar algo similar, aunque esto último sólo es una suposición.

El ventilador

Lo que no es una suposición, es el desesperado intento de Don Esteban por paliar de algún modo la incómoda situación en la que ha dejado a sus socios, para lo que ha publicado un artículo de opinión en un periódico local, en el que de forma atropellada y confusa, intenta implicar a sus adversarios políticos en lo que en otros tiempos hubiera sido una conspiración judeo-masónica, mezclando el agua salada con la dulce en una argumentación sin sentido que confunde sebadales con bacterias fecales, poniendo el ventilador con el giro automático en un vano intento de salpicar a todos. La verdad es que no tiene desperdicio, desde el propio título que podría sugerir un sabotaje de la red de aguas, hasta una acusación directa hacia el socialista José Antonio González Cejas, cuando escribe: “utiliza el delicado juego del alarmismo, no sólo en la prensa sino convocando manifestaciones ilegales sin sentido”.

Es de imaginar que si tan seguro está como para manifestar públicamente y por escrito esta acusación, será porque dispone de pruebas fehacientes y ya habrá cursado la correspondiente denuncia ante las autoridades competentes; de lo contrario, estaría cometiendo un delito de ocultación de pruebas. Pero si como supongo, carece de dichas pruebas, también estará cometiendo un delito de difamación. Difícil lo tiene para demostrar que es “un tío legal”.

Declaraciones contra sus socios:

Artículo de opinión:

Algo más sobre la crisis interna del tripartito

4 comentarios:

Jacobito dijo...

Poco a poco salen a relucir los conflictos que tienen desde hace años, conflictos por ver quién tiene la batuta de esta orquesta. El Requiem va tomando forma. Si esta dinámica prosigue, vaya noticias nos esperarán de aquí a mayo. En relacion a la manifestación, acto de presencia de la benemérita...ni que los vecinos reclamando explicaciones fueran delincuentes, ese punto ha sido vergonzoso...solo faltó que intervinieran para que no se realizada la manifestación. Cada día veo más ramales dictatoriales en esste tripartido.

Willy dijo...

En el tema del “negrito”, yo personalmente me dirigí a Carmen y delante de todos los vecinos les dije que les estaba engañando, les explique todos los motivos y además, les dije que si habían acordado algo el día anterior con todos los vecinos de la calle Nueva (como es conocida) o calle Canarias como es su nombre ¿Por qué no habían contado con mi urbanización [Vistamar], de la cual yo era el vicepresidente y delegado por el presidente?, no obstante cuando les desgrane todo lo que se debería de hacer y que esta señora abogada y hoy alcaldesa lo único que hizo fue encabezar la manifestación a pesar de no vivir en dicho barrio, varios vecinos se dirigieron a ella y le preguntaron que si era cierto lo que yo decía, en ese momento llegó un concejal de su propio partido y ratifico totalmente lo que yo decía. La que hoy es alcaldesa después de lanzarme una mirada despectiva, junto a su “amiga”, pillaron las de Villadiego y ya no aparecieron, ese día estaban los reporteros de Tele5 y me preguntaron si todo era cierto lo que yo decía, reafirmándome que si, totalmente. Posteriormente hicieron una entrevista a dos personas, una de ellas precisamente se tuvo que “bajar” del burro y al estar yo delante tuvo que decir la verdad.
Esta señora Carmen Nieves, alcaldesa de Granadilla de Abona, yo confirmo que es una persona rastrera, carente de escrúpulos que lo único que persigue es medrar a costa de los vecinos, que por cierto no son sus vecinos, ya que verdaderamente sus vecinos en todo caso serían los de Arico.
Esto es lo que hoy gobierna Granadilla de Abona, personas que no las quisieron en otros partidos, así de simple y así de sencillo, o que no les dieron los cargos que ellos exigían en otros partidos, caso de Esteban.
Hay muchos más casos que podríamos contar, pero a pesar de las pruebas los que son ciegos no las van a ver y los que son sordos “no las van a leer”, porque oír por supuesto imposible.
Por cierto el Sr. Alcalde bajó hablo con todos y luego los recibio en la Alcaldia.
Que diferencia verdad.
Saludos

Garavito dijo...

Tienes toda la razón, Jacobito; recuerdo la protesta, manifestación o llámenlo como quieran, de los trabajadores de la limpieza pública, no vi ni policía local. Debe ser que en Granadilla vivimos unos vecinos más peligrosos que el carajo.
Gracias por tu comentario.

Garavito dijo...

Demasiado grande la diferencia como para que estos aficionados puedan superarla.
Me da a mí que cosas como estas demuestran que el político nace, no se hace.

Gracias por tu comentario, Willy.