viernes, 17 de febrero de 2012

Indignación contenida


Consumo = Desarrollo

Los tiempos del justo intercambio han caducado definitivamente, o al menos, así me lo parece.

Hubo un tiempo en que los profesionales poníamos precio a nuestro propio trabajo. Hoy, tenemos que conformarnos con que sean otros/as los que lo hagan, so pena de pasar a ser un número más en la oficina de desempleo, mal llamada de empleo.

Jamás durante mi vida profesional, he dejado de realizar un trabajo que hubiera sido pagado con antelación. Sin embargo, sí que he dejado de cobrar muchos fraudulentos encargos.

Estoy hablando de los viejos buenos tiempos, pero los nuevos, los que nos van a tocar vivir y de hecho estamos viviendo, pretenden exigirnos algo para lo que nunca fuimos educados, pues hasta donde yo recuerdo, la teoría y práctica del Capitalismo nos impele a consumir -algo en lo que la mayoría estamos perfectamente adiestrados- para estimular el desarrollo. Mientras ahora, los actuales adalides de esta sesuda teoría, tratan de convencernos de que hagamos lo contrario. ¿Quién los entiende?

Justo al comienzo de la nueva etapa capitalista (neoliberal que dirían otros) denominada 'globalización' tuve la suerte de recibir como regalo un inolvidable libro; 'El Informe Lugano' de Susan George, novela editada en el año 2001, que desgraciadamente acierta en sus vaticinios sobre los efectos de la globalización económica.

En lo personal, la globalización ha significado para mí y creo que para la mayoría de los simples asalariados, una auténtica ruina. En el año 1991, el que suscribe percibía un salario neto de 200.000 pesetas como Jefe de Producción en la industria de las Artes Gráficas, lo que significaría hoy en día, veinte años después, 1.200 euros.

Hoy me encuentro con que, después de años de experiencia y reciclaje profesional, con una polivalencia disciplinar que muchos creativos desearían, mi salario se puede ver reducido a menos de 1.000 euros mensuales.

Desde esta humilde tribuna quiero proclamar que, no cuenten conmigo para que 'agache las orejitas', no pienso seguir el juego a las mismas políticas que nos han traído la mayor ruina de la historia, una ruina global.

P.D: Si en esta estrategia global, el Poder hubiera conseguido (de hecho lo sigue intentando) restringir el acceso público a los diversos contenidos de la red de redes, estaríamos realmente 'jodidos'.

Bajo estas líneas facilito un par de enlaces referentes a El Informe Lugano. Uno contrario, el otro bastante neutral..., lo demás, si te interesa el tema, corre por tu cuenta con el interés que tú establezcas.

Un saludo.

No hay comentarios: