domingo, 17 de marzo de 2013

La perrera Aktion Tier se niega a recoger perros abandonados los fines de semana

Mala educación y amenazas es lo que he recibido por parte de uno de sus encargados este domingo, al solicitar un lector de chips para localizar a los posibles dueños de un pequeño can posiblemente extraviado.

Voy a comenzar este artículo recomendando no recoger ningún animal que parezca extraviado o abandonado durante los fines de semana, al menos en el sur de Tenerife; a no ser que tengas un vehículo y tiempo para llevarlo a un punto de acogida en días laborables. Pero lo peor de todo es el trato que te pueden dispensar en la perrera Aktion Tier, ubicada en terrenos de propiedad pública y subvencionada en gran parte por nuestras administraciones locales.

No voy a negar que la labor que desarrolla dicho centro es, aparte de encomiable, absolutamente necesaria y que conozco desde los tiempos de su inauguración allá por el año 2006; pero hay algunos individuos que no merecen trabajar en este recurso ni como voluntarios. Y explicaré porqué.

La pasada noche, justo frente a mi casa, encontré un pequeño y amigable perrillo que se vino tras de mí después de acariciarlo un poco. Sin dudarlo ni un segundo, lo metí en casa, le di de comer y pasó una noche estupenda jugando con mi perra Wanda y descansando después plácidamente. Por supuesto que le hice una foto y la colgué en Facebook por si alguien lo reconocía.

Hoy domingo, después de pasear a los dos cuadrúpedos para que hicieran sus necesidades (por supuesto que llevo las bolsitas para recoger las deposiciones), me decidí a llevar al pequeño perro al mencionado centro de acogida Aktion Tier, que repito, se encuentra en terrenos cedidos por el Cabildo de Tenerife en el Polígono Industrial de Granadilla, suponiendo que disponían de un lector de chips. Al llegar al lugar, me encontré con varias personas que se aprestaban a pasear a unos cuantos canes allí acogidos, me dirigí al que parecía ser el encargado, un joven de evidente origen extranjero, para preguntarle si disponían del mencionado artilugio, ante lo cual, su respuesta fue: "el veterinario no se encuentra aquí, llévelo usted a una clínica veterinaria en cuanto pueda". Indignado por su falta de interés, le contesté que lo volvería a dejar donde mismo lo encontré, ante lo cual, el mencionado individuo me amenazó con tomar la matrícula de mi vehículo para denunciarme, como si fuera yo el responsable de la suerte del animal.

Notablemente indignado por el trato recibido, abandoné el lugar y me dirigí a El Médano, pues me habían dicho que los responsables de Protección Civil disponían del dichoso lector de chips. Aunque no tuve suerte, pues tampoco allí se encontraba el 'aparatito', fui amablemente recibido por una buena persona (Pepe), que, siendo socorrista de la playa y no correspondiéndole a ellos ocuparse el problema, se ofreció para dejarlo allí hasta resolver el destino del animal. Con mucho agradecimiento por su preocupación, dejé el perrito a su cargo.

Siempre he pensado que las personas somos tan importantes como los animales y, merecedores del mayor respeto posible. Pero parece que esto no lo tienen muy claro algunas personas que se comportan peor que los animales que 'dicen' defender.

No quiero terminar este escrito sin reproducir parte del contenido de la web de esta organización, donde se denigra a los habitantes del sur de Europa con estas palabras que reproduzco textualmente: "La miseria de los animales es sobre todo un problema en los países del Sur de Europa. Por la falta de control, la población de los perros sin dueño aumenta constantemente". Puedes ver esta frase en el siguiente enlace: http://www.aktiontier.org/index.php?m=25&id=816

Esta evidente falta de respeto hacia los que no hemos tenido la suerte de nacer en un país tan civilizado como el alemán, es absolutamente intolerable y, me gustaría que el Cabildo de Tenerife, o algún ayuntamiento de los que colaboran económicamente con este centro, tomara cartas en el asunto, para exigir que se retire esta insultante y desafortunada afirmación, la cual me lleva a preguntarme: ¿cuántos días puede aguantar un perro abandonado en el norte de Europa antes de morir congelado? ¿Tendrá la culpa el sol de que los perros logren sobrevivir al abandono en estos insensibles -según ellos- países del sur de Europa?

¡¡¡Guárdame un cachorro!!!

1 comentario:

Maru dijo...

Tienen mala fama. Habría que hacer algo. No se debería consentir que mientras otros no reciben nada ellos con todas las ayudas se comporten de esta manera. Me han dicho que hasta tratan mal a los animales...dicho por otros alemanes...