Residuos

La gestión de residuos en Tenerife. Vertido vs. Incineración (1)


El martes 6 de julio asistí a una de las Jornadas Medioambientales que se celebraban en el municipio de Arico, organizadas por la Agrupación Socialista de dicha localidad. Mi presencia era obligada, ya que en mi opinión hoy por hoy, la gestión de los residuos es el problema más grave y de más difícil solución al que se enfrenta la Isla de Tenerife.




De izquierda a derecha: Juan Ignacio Viciana, Secretario General del PSOE de la provincia de Tenerife. Ricardo Guerrero Lemus, profesor de la ULL, director del Máster de Energías Renovables y consejero del PSOE del Cabildo de Tenerife. Hugo Morán, secretario federal de Medio Ambiente y Desarrollo Rural y Diputado del PSOE por Asturias. José Antonio Valbuena, portavoz del grupo socialista en el Cabildo de Tenerife

Al comienzo del acto, que se celebró en el Aula Medioambiental del complejo de Arico, alguien se quejó de lo que supuso para el PSOE en el municipio el Plan Insular de Residuos Sólidos (PIRS), en los tiempos que Pepe Segura como presidente del cabildo de Tenerife, decidió concentrar la basura de todos los municipios de la isla en un vertedero comunitario, el de Arico; provocando con ello la pérdida de la alcaldía en el municipio sureño, ocupada hasta entonces por un socialista. .

Tras este preámbulo, intervinieron brevemente el secretario general socialista de Tenerife Juan Ignacio Viciana, y José Antonio Valbuena, portavoz del PSOE en el Cabildo de Tenerife, dando por comenzado el acto y cediendo la palabra a los conferenciantes.

Don Ricardo Guerrero Lemus, Consejero de PSOE en el Cabildo Insular de Tenerife, abrió su intervención advirtiendo a los compañeros de la agrupación socialista de Arico, “que lo que iba a decir no les iba a gustar”. Comenzó diciendo, que “el pecado más grave no es la incineradora, sino el vertedero. El verdadero delito ecológico ya está perpetrado y se aumenta cada día”. Asimismo, comentó que si nuestra preocupación son las incineradoras, ya tenemos dos en la isla; las centrales eléctricas son incineradoras de combustible.

Explicó que en el caso de las incineradoras de residuos también llamadas “plantas de revalorización energética”, a mayor exigencia medioambiental, menor será su rendimiento y que también, cuanto menor sea su tamaño y por tanto su capacidad de generación de energía, más alto será el coste de producción.

A continuación expuso un estudio realizado respecto del índice de aprovechamiento energético, comparando la energía gastada en el transporte de los residuos y la obtenida de ellos una vez revalorizados. Comparó los diferentes procesos de generación de energía, co-combustión, gasificación por fermentación anaeróbica y los subproductos que se pueden obtener de los lixiviados transformándolos en biocrudo.

Por último explicó que el rendimiento aproximado de una planta incineradora de tamaño medio es del 22% contra el 35 – 40% que se obtiene de la combustión de combustibles fósiles en una central eléctrica.

La gestión de residuos en Tenerife. Vertido vs. Incineración (2)

Tras la intervención de Ricardo Guerrero, tomó la palabra el señor Hugo Morán, Secretario Federal de Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Diputado del PSOE por Asturias.
El numeroso público asistente siguió con interés las intervenciones de los dos conferenciantes.

Comenzó haciendo una reflexión muy gráfica al comparar a una persona cualquiera con la basura. “Un cuerpo humano es futura basura y solamente tiene dos posibles destinos, el cementerio o la incineración, también puede suceder que tenga partes recuperables como sucedería en el caso de la donación de órganos”, dijo. Aunque cruda, no cabe duda de que es ésta una visión bastante realista y válida como comparación.

Continuó explicando la relación de mercado que existe en cuanto a los beneficios que se obtienen de un producto cualquiera, beneficios que redundan en el productor y en el consumidor, pero que más tarde o más temprano se acaba desechando una de sus partes o todo el producto en sí; y es en este último caso cuando los gastos se socializan, es decir, los pagamos todos.

Esto viene a significar que en la mayoría de los casos, se fabrican productos fuera de Canarias, se traen hasta el consumidor, se consumen, y el desecho se queda en las islas. Se establece así una relación injusta ya que ninguna de las partes beneficiadas está asumiendo el coste de reenvío de los residuos sólidos al lugar de origen. Dije al comienzo de este párrafo “en la mayoría de los casos”, ya que los productos que pagan la ecotasa, sí están asumiendo dicho coste. Pero hay que tener en cuenta, que aunque estos productos contemplen en su precio los gastos de reenvío o tratamiento de recuperación, no todo el residual retorna a su origen o a las plantas de reciclaje debido a una deficiente separación por parte de la ciudadanía; o sea que, gran parte de los deshechos susceptibles de ser reciclados termina en el vertedero de Arico.

Hugo Morán también advirtió de los peligros que encierra la gestión de los residuos a través de las plantas incineradoras o de revalorización energética. Uno de ellos es el tamaño de la planta, ya que si ésta demandara más residuos para la incineración de los que la isla genera, se podría caer en la tentación de incinerar materiales no aptos para tal fin con tal de hacerla rentable. Por poner un ejemplo, restos de poda que deberían ir a la planta de compostaje, podrían acabar en los hornos.

Con esto, terminó su intervención el Sr. Morán y dio comienzo el turno de preguntas y respuestas, momento en que abandoné la sala.

En el próximo y espero que último post sobre estas jornadas, expondré cuál es mi visión de la problemática, la que espero genere el necesario debate.


Tags: